Comunicar el cese por escrito, clave para evitar la improcedencia en un despido

Madrid, 5 de diciembre 2017. Los despidos en la oficina de farmacia pueden ser disciplinarios u objetivos, por causas económicas, organizativas o de producción. Los más frecuentes son los disciplinarios, que terminan siendo reconocidos improcedentes en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (Smac) por no estar muy bien definida la causa o por no estar bien planteado el expediente disciplinario de los trabajadores. Los asesores del servicio de Consultoría Laboral de CofmS31, del COF de Madrid, también sugieren que figuren los hechos que lo han motivado. “Se tienen que demostrar en el juicio, ya que la carga de la prueba recae sobre la empresa”, indican.

Leer noticia completa. Correo Farmacéutico



Deja un comentario