CofmS31 incide en la autoinspección previa para que la farmacia salga airosa de una inspección sanitaria

– La sociedad del COF de Madrid ofrece, en una charla formativa, las claves para abordar con éxito una inspección de sanidad en oficina de farmacia    

Madrid, 29 de enero de 2019. El profesional farmacéutico, además de su actividad diaria orientada a garantizar el cuidado y la salud del paciente, debe hacer frente a una serie de responsabilidades para que su oficina de farmacia cumpla con todos los requisitos que exige la legislación sanitaria. Un cumplimiento normativo que está sometido a las inspecciones sanitarias, que deben ser abordadas a través de la mejor fórmula de éxito: llevar a cabo una labor preventiva mediante la realización de autoinspecciones periódicas.

Esta fue una de las conclusiones de la charla formativa que, bajo el título de ‘Cómo abordar con éxito una inspección de sanidad en la oficina de farmacia’, celebró CofmS31, la sociedad mercantil del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, coincidiendo con la publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) del Plan de Inspección de la Comunidad de Madrid. A este respecto, el presidente colegial y de CofmS31, Luis González, que se encargó de inaugurar el encuentro, destacó que “el más mínimo descuido, dado que el farmacéutico se tiene que ocupar de un gran número de cosas en su farmacia, puede darnos un disgusto”, por lo que se debe estar preparado para hacer frente a una inspección que, según señaló, “seguro que no se hacen para sancionar, sino para tener mejor las oficinas de farmacias”.

Durante este encuentro formativo, que congregó a una treintena de titulares de oficina de farmacia madrileños, María Pilar Riaza y Lourdes Oruezábal, consultoras técnicas farmacéuticas de CofmS31, informaron sobre todos los aspectos que debe tener en cuenta el farmacéutico cuando se somete a una inspección de sanidad. En este sentido, Riaza destacó que “no hay que tener miedo a una inspección, pero la mejor fórmula para salir airoso es llevar a cabo un tratamiento preventivo, hacer autoinspecciones”.

Sobre este particular, enfatizó acerca de la necesidad de “no dificultar o impedir la inspección, se debe colaborar para no incurrir en infracciones graves o muy graves”, y recordó que es muy importante “ser breves y concisos al ofrecer la información que se solicita, y procurar formar al resto de farmacéuticos del equipo para hacer frente a la inspección y evitar sanciones”.

Puntos Críticos

Por otro lado, durante la charla formativa se indicaron los puntos críticos más comunes que los técnicos farmacéuticos de CofmS31 han observado en las visitas que realizan a los clientes que tienen contratados los servicios de ‘Auditoría, Evaluación y Mejora’ de la sociedad. Se trata, según se insistió, de algunas de las principales carencias que se han observado en las farmacias madrileñas durante las ‘autoinspecciones y auditorías’ realizadas por los técnicos farmacéuticos de la sociedad.

Sobre este particular, Oruezábal destacó la necesidad de llevar un mayor control de los medicamentos caducados; de controlar las temperaturas; de cumplimentar correctamente las recetas, las fichas de farmacovigilancia y cosmetovigilancia, así como los libros oficiales; de ceñirse al módulo de horario solicitado para la farmacia; de comunicar previamente a la consejería las modificaciones del local; de cumplir la normativa respecto a los laboratorios de formulación; de gestionar correctamente los residuos; de implementar las obligaciones del Reglamento de Protección de Datos; o de disponer de la Bibliografía obligatoria en farmacia.

Debido al éxito de esta charla formativa y al gran número de farmacéuticos que se han interesado por participar en la misma (más de 370 farmacéuticos) se celebrarán nuevas sesiones los próximos 5, 13, 26 y 28 de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.