Cuidado con las fotos que publicas en redes sociales

Ahora que llega el verano, a pesar de la situación generada por la pandemia de COVID-19, todos somos objeto de fotografías que son obtenidas por terceros y publicadas en las distintas redes sociales. En primer lugar, debemos tener claro que nadie puede tomar una foto nuestra, aunque estemos en un lugar público, y difundirla.cuidado con las imágenes que publicas en redes sociales

Cualquier imagen de un tercero tomada sin permiso podría considerarse como una intromisión ilegítima en su intimidad. Así que no olvides que si quieres utilizar una foto en la que aparece otra persona, deberá darte permiso primero.

 

El consentimiento de las fotos

Para la obtención y tratamiento de imágenes obtenidas, cabe contemplar dos supuestos concretos:

  • Cuando el usuario posa voluntariamente ante una cámara se considera que no hace falta la solicitud del consentimiento, ya que ponerse ante una cámara manifiestamente visible se puede considerar una clara acción afirmativa. cuidado con las fotos que publicas en redes sociales
  • En otro tipo de situaciones, tales como eventos, fiestas, y grabaciones o toma de fotografías generales, cuando la toma de estas imágenes no depende de la voluntad del usuario, se debe de solicitar el consentimiento, salvo cuando la captación de imágenes sea meramente casual o accesoria, como el caso de personas que pasan por el fondo de la imagen no siendo el objeto de la captación.

Imaginemos que se publica una fotografía en Facebook, la cual no podemos encuadrar en ninguno de los supuestos anteriores y no existe consentimiento expreso. En este caso, según establece el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), el usuario tiene derecho a acceder a sus datos, rectificarlos y suprimirlos, así como a obtener su portabilidad. Puedes obtener más información sobre tus derechos y sobre cómo puedes ejercerlos en la configuración de Facebook. En la política de Protección de Datos de Facebook se explica qué pasos debes seguir para denunciar el uso de esa imagen en la plataforma.

Para poder solicitar el borrado de dicha fotografía debes ejercer el derecho de supresión siguiendo estos pasos:

  • Dirigirte a la entidad, en este caso Facebook, que está tratando esos datos para que los elimine.
  • Acudir a los buscadores para que eliminen aquellos enlaces en los que se encuentra la información que se quiere eliminar. Los buscadores más importantes han establecido sus propios formularios (Google, Bing o Yahoo) para recibir las peticiones de ejercicio de este derecho en este ámbito.
  • Interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) si la entidad no responde a la petición realizada o el ciudadano considera que la respuesta que recibe no es la adecuada. La AEPD determinará si la estima o no, según las circunstancias de cada caso. Esta decisión de la Agencia puede recurrirse ante los Tribunales.

Puede parecer un proceso largo, pero suele ser efectivo a la hora de garantizar nuestra intimidad y propia imagen.

Protege tu intimidad en redes sociales

No obstante, para proteger la intimidad, te recomendamos que realices una serie de acciones en tus redes sociales:

  • Configura tu perfil con el mayor grado de privacidad posible. Lo mejor es facilitar la mínima información posible.
  • Leer la política de privacidad y el aviso legal de la red social que estamos utilizando para conocer a quién se facilitan tus datos y así poder reclamar con mayores garantías.
  • No agregues usuarios de forma masiva sin conocer a los usuarios con los que vas a compartir tu información. Comprueba que ese conocido que quiere ser tu amigo o seguidor sea la persona que conoces y no otra suplantando su identidad.
  • Restringir el acceso a fotos personales almacenadas en el perfil. Si salimos con más personas en las fotografías o con menores de edad debemos restringir al máximo el acceso, sobre todo, si no tenemos el consentimiento de dichas personas para la publicación.
  • Ante cualquier problema con una fotografía te recomendamos que borres la información y guardes las pruebas necesarias para poderlas utilizar en caso de reclamación.